Beneficios de consumir la Cañihua



Este cereal andino es rico en proteínas, minerales y antioxidantes, tres buenos motivos para que forme parte de tus dietas.

Si bien la cañihua es un cereal andino cultivado en el altiplano peruano y boliviano. A pesar que aún no es tan popular como la quinua, su composición nutricional la convierte en uno de sus más grandes competidores.

 



¿Cuál es su aporte nutricional?

La cañihua posee el doble de proteínas que los cereales de uso común (trigo, arroz y maíz). Así, en 100 g de alimento crudo tenemos:

  • No contiene gluten, por lo que puede ser consumida por personas celíacas o con problemas gastrointestinales.
  • Posee un alto contenido de fibra insoluble. Por ello, ayuda a regular el tránsito intestinal y aumenta la sensación de saciedad después de ingerir alimentos. De esta manera, ayuda a controlar el peso corporal, tratar el estreñimiento y prevenir el cáncer de colon.
  • Aporta una buena cantidad de minerales, en especial calcio, hierro y fósforo, todos ellos esenciales para el buen funcionamiento del organismo.

 

  • Posee grandes cantidades de lisina y metionina, aminoácidos esenciales que intervienen en el desarrollo de células cerebrales y en el metabolismo de la insulina respectivamente.
  • Asimismo, posee un alto contenido de antioxidantes derivados de la quercetina, quienes reducen el estrés oxidativo al capturar los radicales libres producidos por la contaminación, estrés y diversas enfermedades como el cáncer, hipertensión, diabetes mellitus, síndrome metabólico, etc.

 

5 maneras de consumir cañihua:

  1. En reemplazo del arroz, acompañando los guisos.
  2. En refrescos: Hervir la cañihua con canela y clavo, y endulzar al gusto
  3. En ensaladas: Hervir la cañihua hasta cocción. Rociar sobre las verduras de preferencia, además de aumentar el aporte nutricional, le dará más color a tus preparaciones.
  4. Como cereal de desayuno, tostada, acompañando ensaladas de frutas o batidos.
  5. Con su harina se pueden preparar diversos postres y panes. Eso sí, es recomendable mezclarla con otra harina para poder obtener mejores resultados en la elasticidad y el sabor de la masa.

 



No existe ninguna restricción para su consumo. Niños, adolescentes, adultos, gestantes y ancianos pueden consumirla e incluirla en sus dietas sin ningún problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *