Comer saludable es el primer paso para cambiar tu vida



Para Marcela Camere comer saludable ha sido una de las mejores cosas que sus padres le enseñaron. Por eso ella está convencida que una dieta sana es el primer requisito indispensable para mejorar tu calidad de vida.

“Toda mi vida he comido sano”, afirma con seguridad Marcela Camere, mientras explica que las dietas saludables en casa fueron parte de las buenas cosas que sus padres le enseñaron. Pero el gran reto para Marcela fue cuando hace unos años se mudó de la casa familiar para irse a vivir sola. “Yo quería mantener el mismo estilo de alimentación, es decir, seguir comprando productos orgánicos y naturales como lo había hecho desde siempre”, recuerda ella antes de contarnos cómo fue que la situación se complicó un poco una vez que se independizó debido a las diversas responsabilidades que comenzó a tener por ese entonces.

El trabajo y el hacerse cargo de una casa hacían que fuera mucho más difícil adquirir esos productos orgánicos y naturales, ya que en los supermercados generalmente no los venden. Durante los primeros meses viviendo sola se dedicó a comer cosas fáciles de preparar y que nada tenían que ver con la dieta a la que ella estaba acostumbrada. La falta de tiempo y la necesidad la llevaron a descuidar su alimentación hasta entonces sana, pero luego de unos meses Marcela se cansó de esa comida y se le ocurrió la mejor manera de solucionar su problema: “En ese momento fue cuando surgió la idea, junto con unas socias, de hacer un biomarket que te dé la opción de ofrecer delivery de todos los productos naturales y orgánicos que quieres consumir pero que no tienes el tiempo de ir a comprar, como me pasaba a mí”, nos cuenta con una gran sonrisa que revela su gran entusiasmo.



A medida que ella y sus socias elaboraban el proyecto del biomarket, Marcela descubrió lo importante que era una alimentación sana: “Estoy convencida de que comer saludable es el primer paso para cambiar tu vida, para mejorarla. Pero además, un estilo de vida saludable genera un gran impacto no sólo en ti, sino en la sociedad”. Para Marcela -quien le da mucha importancia a las reglas de convivencia, la búsqueda del bien común, la sostenibilidad y la responsabilidad social- el estilo de vida de cada persona puede ayudar a hacer de nuestra sociedad un mejor lugar donde vivir.

Es que muchos no lo sabemos, pero cuando uno apoya el consumo de alimentos orgánicos, naturales o ecológicos generalmente apoya a pequeños agricultores, a familias que siguen con años de tradiciones de agricultura, apoya al medio ambiente porque los alimentos que adquieres no viajan kilómetros de kilómetros para llegar hasta nuestros hogares ni tampoco se está forzando a la tierra a dar un fruta específica fuera de su época, como ocurre con los productos transgénicos.

Pero un estilo de vida sano no se reduce a la alimentación, a eso debemos sumarle el reciclaje, el hacer compost con tus residuos orgánicos y el evitar usar el carro cada vez que tengas que salir de tu casa, ya que con acciones como estas aportas mucho más al desarrollo de una sociedad más sana y de un medio ambiente menos contaminado.

“Uno suele pensar que nuestras acciones no generan ningún impacto, pero cada cosa que hacemos es un granito de arena y hay que recordar que de granito en granito se forma una playa. Comiendo sano y cuidando el medio ambiente ganamos todos”, asegura Marcela.



Ya que ella está decidida a compartir lo que sabe sobre un estilo de vida saludable, no duda en darnos una serie de sencillas recomendaciones que podrían sernos de mucha utilidad. A tomar nota de estos 5 sencillos pasos que sin duda alguna mejorarán nuestra vida:

  1. Empezar a caminar más para hacer compras, para ir al trabajo, para ir a comer algo u otras actividades similares.
  2. Reciclar las botellas de plástico y vidrio. Ahora en casi todos los supermercados hay puntos de reciclaje y si no hay muchas y muy buenas de ideas en internet sobre objetos útiles que puedes hacer con estos materiales.
  3. Consumir, por lo menos, frutas y verduras orgánicas o ecológicas que vengan de agricultores pequeños y de negocios locales. Esto no sólo te ayuda a darle a tu cuerpo la opción más sana, sino que logras un impacto positivo en la vida de esos productores y de sus familias.
  4. Si tienes hijos o niños a tu alrededor, enséñales desde hoy a mantener un estilo de vida saludable porque mientras más pronto empiecen a conocerlo más fácil será que lo adopten.
  5. Infórmate, lee, pregunta y comparte sus experiencias porque mientras más gente opte por un estilo de vida sana es mejor para todos. Es momento de volver a participar y de involucrarnos, de generar comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *