Comer y no engordar en el intento



¿Cómo hacer para comer y no engordar? ¡Esa es la pregunta del millón! Indiscutiblemente a todos nos encanta comer y disfrutar de nuestros alimentos favoritos siempre que podemos. Pero también nos preocupa estar en forma y saludables… La verdad es que no hay fórmulas maravillosas ni genios mágicos que nos concedan el deseo de comer todo lo que queramos sin engordar un solo gramo.

¡Pero no te desanimes! Lo que sí existen son ciertos trucos para “engañar” a nuestro cerebro para no tener tanta hambre y comer moderadamente. Estos  son los que los mejores nurtiólogos están más de acuerdo:



Ingerir grasas, ¡pero de las buenas!

Sí, aunque no lo creas, existen alimentos que contienen grasas que son buenas para nuestro cuerpo, o sea, que no nos engordan. Ingerir alguno de estos alimentos (por ejemplo aguacate) 20 minutos antes de iniciar nuestra comida fuerte te ayudará a que cuando estés comiendo tu cerebro diga: “la verdad no tengo tanta hambre” y entonces ingieras una menor cantidad de comida.

Tip: Puedes elegir comer 12 almendras, 6 nueces o 20 cacahuates, todos de menos de 70 calorías.

Come despacio

Sí, seguro es lo que te decía tu mamá cuando eras niño/a y la verdad es que tenía toda la razón. La mayoría de las personas termina de comer antes de que se libere la hormona que brinda la sensación de saciedad, y por eso el cerebro no siente que ya estás satisfecho. Por eso debes masticar completamente cada bocado, haciendo que tu comida dure aproximadamente media hora en total.

Tip: Comienza a contar cuántas veces masticas cada bocado; lo ideal es que sean entre 15 y 20 veces antes de tragar. Verás que pronto te acostumbrarás y después ya no tendrás que contar.

Beber agua

Como todos sabemos, beber agua es importantísimo en nuestra vida pues nos ayuda a vernos y sentirnos mejor. Pero también nos ayuda a saciar el apetito y comer menos ya que aumenta el bolo alimenticio y así, aunque no comas demasiado, te sentirás como si te hubieras comido todo un banquete.



Tip: Bebe un vaso de agua 10 minutos antes de comenzar a comer y otro mientras comes. Puedes agregarle limón o jamaica sin azúcar.

Elige lo integral

Cada vez existen más productos que cuentan con una versión “normal” y otra “light” o “integral”. Cuando vayas al supermercado a comprar tus alimentos, fíjate si hay una versión baja en grasas o en calorías, así podrás ingerir una porción más grande sin remordimientos.

Tip: Elige este tipo de productos en cereales, sopas, cremas, galletas, pan de caja y pastas, entre otros.

Go green

Las ensaladas son un básico en todas las dietas, sobre todo cuando no se quiere ingerir muchas calorías o grasas. No te digo que comas únicamente ensaladas como conejo, pero puedes comer como primer tiempo una ensalada abundante. Así, cuando pases al plato fuerte desearás una porción más pequeña de la que elegirías normalmente, y tendrás una comida completa y poco engordante en tu estómago.

Tip: Prepara una ensalada más apetitosa mezclando varios tipos de lechuga, jitomate, pepino y queso de cabra. Así consumes una ensalada con más sabor que disminuirá tu hambre.

Sirve la comida en platos pequeños

Al servir tus alimentos en platos pequeños la porción será menor, pero a la vista parecerá que es muy vasta pues abarca todo el plato. Esto hace que tu cerebro piense que es mucha comida, aunque en realidad es una porción normal.

Una dieta balanceada y nutritiva beneficiará no solo a tu salud, sino también a tu figura, y por lo tanto, a tu branding personal. Elige los consejos que sean más fáciles de aplicar para ti y cuéntanos los resultados que obtienes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *