Control biológico de plagas

Araña Roja

Son ácaros, que por su capacidad de tejer telarañas se les suele confundir con arañas.

Esta plaga deposita los huevos en el envés de las hojas.

Se alimenta de las células de las hojas, absorbiendo de una en una y deja una mancha pálida y pequeña en el haz de la hoja.

Al ser miles de ácaros los que atacan a la planta hay una reducción fotosintética significativa, a veces llegan a matar al vegetal.

Causan decoloración y desecación, en verano pueden producir defoliaciones.

En los frutos dejan manchas grises, por ejemplo el “bigote” en el limón, que pierde calidad comercial.

Control

El control biológico se realiza normalmente en cultivos hortícolas de invernadero.

Los tratamientos químicos son difíciles de realizar por que el ácaro se refugia en el envés de la hoja.

Hay que realizarlo en el momento de mayor ataque, que es en épocas de calor y la humedad es baja.

Mosca blanca

Hay más de 1.000 especies de Mosca blanca (Mosca blanca de los cítricos Dialeurodes citri, Bemisia tabaco, Trialeurodes vaporiorum, etc.), la mayoría se alimentan de plantas y son normalmente específicas de cada una de ellas que atacan.

Se desarrollan cuando la temperatura alcanza los 25ºC.

Su daño radica en las grandes ingestas de savia y, en consecuencia la reducción de la capacidad fotosintética de las plantas.

Excreta una melaza (sustancia con textura melosa) en la que se desarrolla y alimenta el hongo de la fumagina.

Begonia, cítricos son algunas de las plantas hospedantes y atacadas por esta plaga.

Control 

Limpieza de malas hierbas.

Se utilizan métodos químicos a base de Permetrina, Endosulfan y métodos biológicos con el uso de parasitoides, depredadores u hongos patógenos de insectos.

Pulgones

Son pequeños insectos alados o no, es una plaga de colores diversos, sobre todo verde, amarillo o negro.

Tienen distintas formas de reproducción causadas por las condiciones medioambientales y la planta hospedadora.

Las ninfas y los adultos chupan la savia, causando un daño que puede ir desde el amarilleamiento de las hojas y debilitamiento, hasta la muerte de las plantas.

Pero más importante es el daño que puede hacer por transmisión de virus de una planta enferma a otra.

Este insecto ataca a las rosas, ficus, laurel, abutilón, naranjo, melocotonero, etc.

Control

Hay que actuar en el  momento que se vea los primeros pulgones.

Se realiza con insecticidas Sistémicos (son productos que actúan en el interior de la planta y la recorren a través de su savia) aplicándolo fuera del periodo de floración, porque es tóxico para las abejas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *