CUATRO CONSEJOS PARA EL USO, ALMACENAMIENTO Y REUTILIZACIÓN DEL AGUA EN LA GRANJA

Nada más nefasto para la vida autosuficiente que la falta o escasez de agua. Ya sea para regar las plantas del huerto, para dar de beber a los animales o para uso doméstico, el agua es imprescindible y sin ella simplemente no podemos vivir. Si su idea es construir una casa desde ceros en un terreno donde desea aplicar los preceptos de la permacultura para crear armonía y comunión entre todos los elementos de la granja, entonces podrían servirle algunos consejos que tenemos acerca de la importancia del agua de lluvia, su canalización hacia lagos y reservorios, el aprovechamiento de aguas residuales (aguas grises y negras) y el reciclaje del agua en el caso de los huertos y cultivos.

Algunos de estos consejos los tuvimos en cuenta nosotros a la hora de construir nuestra casa, otros los hemos ido descubriendo a medida que las fallas y problemas empiezan a aparecer.

 

  1. Diseño y distribución. Es vital determinar cuál será el mejor lugar para construir la casa teniendo en cuenta aquellos que se inundan con facilidad o aquellos por donde el agua baja por efecto de la gravedad a terrenos más bajos. Para esto lo único que se puede hacer es la observación. Una vez se haya determinado dónde construir la casa se debe analizar dónde podemos cavar pozos profundos para posteriormente canalizar el agua de lluvia hacia estos y crear reservorios y lagos que además de crear entornos anfibios (hermosos de por sí), nos servirán para cría de animales como peces o patos, para agua de riego en cultivos comerciales o huertos y además nos permitirán una gran reserva de agua para los meses secos o para eventuales y extrañas sequías como aquella de la que estamos saliendo (fenómeno del niño: 14 meses con apenas escasos aguaceros). De igual manera esta planificación permitirá tomar acciones para prevenir posibles problemas de inundaciones en los meses mas lluviosos. Esto realmente es imprescindible y los gobiernos de cada municipio apoyan iniciativas como esta mediante el préstamo o alquiler a bajo costo de maquinaria pesada y personal especializado. Solo es cuestión de acercarse a la Umata municipal o la oficina encargada y exigir dichos apoyos.
  1. Agua de riego mediante la reutilización de aguas grises. Estas pueden ser canalizadas por medio de tubería y almacenada en tanques para utilizar como agua de riego. Fácilmente pueden ser instaladas trampas de grasa y filtros en los tanques y/o tuberías para permitir la eliminación de los residuos que no se desean.  Lo mismo puede hacerse con las aguas negras, sin embargo el almacenamiento de ellas en un pozo séptico tampoco resulta mala idea teniendo en cuenta que la humedad acumulada en su interior y alrededores funciona como fertilizante líquido a suelos subterráneos para los sectores aledaños, siempre y cuando no llegue directamente a ninguna planta.

 

  1. Recolección de aguas lluvias. Toda estructura o construcción, ya sea la casa, un cuarto de herramientas, el garaje, los corrales de los animales de granja y las casitas de los domésticos deberían tener canalizada la caída de agua para poder almacenarla o aprovecharla para utilizarla en ellos mismos. Así en épocas lluviosas no debemos casi preocuparnos por dar de beber a nuestros animales ya que con la lluvia sería suficiente. Lo que sí debería preocuparnos sería la limpieza de los recipientes donde ellos toman agua y de las canales y bajantes ya que acumulan polvo, tierra, hojas y demás que pueden ensuciar y hacer pudrir el agua con facilidad con consecuencias negativas en la salud de los animales.
  1. Huertos verticales. Uno de los preceptos de la permacultura es aprovechar al máximo el espacio disponible. Esto es posible en el huerto si utilizamos las tres dimensiones para cultivar. Podemos crear cultivos verticales con botellas plásticas recicladas de tal manera que el agua de riego se pueda también reutilizar y de esta forma ahorrarla. Claro que se debe tener en cuenta que entre más veces se reúse esa agua, más fertilizada estará y puede que después de unas 4 o 5 veces se deba rendir con agua limpia para evitar quemar los cultivos por exceso de fertilización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *