DISEÑO DE HUERTOS AGROECOLÓGICOS – 12 CONSEJOS PARA LA AUTOSUFICIENCIA

Para un huerto autosuficiente, como para cualquier cultivo se deben tener en cuenta distintas variantes que podrían afectarlos en alguna etapa determinada. Cuestiones como la cantidad de luz directa diaria, la humedad, la intensidad del viento, su frecuencia y su proveniencia para calcular su impacto, el frío, el calor, el hielo, etc. hacen que uno deba analizar a medida del tiempo cuáles realmente son las mejores épocas para determinados cultivos. En la sección de cómo plantar encontrará las especificaciones generales de cada planta que sembramos o hemos sembrado.

Pues bien, a la hora de diseñar el huerto debemos tener en cuenta lo que queremos sembrar, ya sea ornamental o comestible y la frecuencia de siembra de cada cosa. Una vez se tiene claro lo que se quiere cultivar se pasa a ubicar todo en un plano según las necesidades específicas. En cualquier caso, todo lo determina el espacio que se tenga para la zona de huertos. Dependiendo de la cantidad de tierra o espacio se podrá cultivar de una u otra forma. Por ejemplo, en espacios pequeños sería útil emplear métodos de siembra hidropónicos o huertos en vertical. De esta forma se aprovecha óptimamente el espacio y se puede sembrar más en menos espacio. A pesar de que no haya una manera única e infalible de diseñar y ubicar los huertos, sí hay algunos tips que se pueden utilizar al momento de pensar en el huerto:

  • Muchos de los materiales para armar los huertos pueden ser reciclados. (Botellas plásticas, llantas, latas, etc.).
  • Realizar el diseño teniendo en cuenta la rotación de cultivos.

 

  • El sistema de riego es vital. Riego por goteo puede funcionar en la mayoría de ocasiones. En cualquier caso, es importantísimo asegurarse de tener un riego responsable. Minimizar el desperdicio de agua y maximizar los beneficios.
  • Recolectar toda el agua de lluvia posible. Es de los recursos más vitales y si escasea, el proyecto de autosuficiencia podría peligrar. Una lluvia fuerte llena fácilmente tanques, canecas, reservorios y pozos si se canaliza bien el agua. Un diseño adecuado de la canalización del agua para su recolección y almacenamiento es muy importante no solo en los huertos sino en toda la granja.
  • Reutilizar toda el agua de los cultivos elevados, huertos verticales e hidropónicos. Recordar que cuando el agua se reutiliza varias veces se va fertilizando, por esto se debe rendir con agua pura nueva para evitar quemar las raíces por su elevado contenido de nutrientes. Cuando se siembra sobre tierra, en bancales o en camas de tierra es bueno dejar que el agua penetre lo más profundo que pueda, especialmente en tierras arcillosas y muy densas, así aflojará la tierra y mejorará el sustrato.
  • Algunos cultivos requieren sombra o media sombra para su correcto crecimiento y maduración. Asegurarse de tener o crear zonas con sombra temporal dentro del huerto es vital. Por otra parte otros necesitan ambientes más cálidos; un invernadero en el huerto también vendría bastante bien, no solo mantiene el calor sino que también protege a los cultivos en las épocas de heladas.
  • Una buena parte de los cultivos necesitan humedad constante, especialmente en épocas primarias. Es importante, si el huerto es exterior, analizar cuáles son las zonas con mayor caída de agua lluvia, las zonas con mayor y menor filtración de agua y las zonas más secas para tener en cuenta a la hora de sembrar.
  • Se deben proteger las camas de siembra del viento. Si su intensidad es muy alta las plantas se pueden ver afectadas tanto en sus hojas, frutos o puede ser arrancada de raíz.
  • Puede ser muy útil añadir una zona de preparación de abonos. Por mejor tierra natural que tengamos, siempre es necesario fertilizarla. Preparar abono orgánico, purín de gallinaza o humus de lombriz roja californiana es bastante necesario, sencillo y prácticamente gratis. Ojo, no todos los abonos son iguales y las necesidades de cada planta varían. Sin embargo el humus de lombriz y el humus de lombriz líquido son muy recomendables para la mayoría de los cultivos.
  • Otras cosas importantes a tener en el huerto son el acolchado y aserrín o algún tipo de material que ayude a mantener la tierra suelta y aporte nutrientes o minerales (perlita, cascarilla de arroz, etc.). Por esto también sería bueno tener un lugar para acumularlo. Puede ser junto a las composteras.
  • La zona de germinados, si se desea tener, es bueno tenerla cerrada a oscuras, protegida del viento y con temperaturas agradables (16-20 grados Celsius aprox).
  • El huerto completo se debe proteger de animales intrusos que podrían acabar con todo. Pájaros, gallinas, patos, topos, faras, zorros, perros, conejos, cabras, etc. Pueden acabar con todo. Cercarlo el huerto y colocar un espantapájaros hace la diferencia entre una cosecha abundante y una pasada por hambre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *