Plantas medicinales que podemos cultivar en casa

Si tenemos un espacio reducido en nuestra terraza o balcón se puede cultivar, en macetas o jardineras, una selección de plantas consideradas casi como remedios o medicamentos universales.

La mejor orientación es aquella en la que la planta posea de 4 a 6 horas de luz para realizar la fotosíntesis necesaria y tener un buen desarrollo.

Los recipientes ideales de cultivo son los que posean una profundidad de 20 o 30 cm. Los sustratos de cultivos preparados con compost (40%), turba de coco (40%) y perlita (20%) van mejor que la tierra y además, retienen mejor la humedad y los nutrientes.

Albahaca

Es una planta ampliamente cultivada debido a sus hojas muy aromáticas que se usan con fines medicinales o para dar sabor a las salsas, ensaladas, sopas, currys, guisos.

Las hojas pueden ser ovales, opuestas y poseer pequeñas flores que brotan cerca de las puntas de los tallos, a finales de verano.

Es considerada la alegría del campo por las propiedades estimuladoras del desarrollo de las plantas protagonistas de la huerta. También es protectora de ataques de pulgones a los pimientos y tomates.

Colocando macetas de albahaca en ventanas ahuyentan moscas y mosquitos.

Propiedades: Ayuda a controlar la alopecia, favorece la producción de leche en las mamás que están en la lactancia, beneficia la digestión, espasmos gástricos, halitosis, repelente de mosquitos, abre el apetito, calma el malestar intestinal, evita los vómitos e inflamación gingival.

 

Aloe

Su cultivo se ha extendido a todo los países. Existe un gran número de variedades desde el aloe vera que es principio activo de geles, champús, pomadas, extractos, etc. hasta el aloe ferox (aloe tigra) que se emplea su espeso y amargo jugo foliar como laxante.

El aloe arborescens (pulpo) se ha popularizado por que se dice que tiene propiedades regeneradoras de las células y anticancerígenas.

El espeso jugo de las hojas de la mayoría de los aloes, aparte de sus propiedades para el cuidado de la piel y el tratamiento de quemaduras, también pueden elaborarse excelentes medicamentos con efectos antisépticos, antiinflamatorios, antibióticos, bactericidas, calmantes, digestivos y laxantes.

 

Anís

Planta anual aromática con delicadas flores estrelladas, seguidas por frutos ovoides.

Esta especie fue cultivada por griegos, egipcios y romanos por sus semillas aromáticas, utilizadas en medicina y como condimento.

Los componentes de este vegetal son: aceites esenciales, estragol, aceites grasos, anetol, colina. Sus propiedades son: carminativo, expectorante, para la tos y la bronquitis, diurético.

Apio

Originaria del norte de Europa y oriente, hoy en día se cultiva en todo el mundo. Su consumo habitual es como condimento en guisos y sopas, y su tallo tierno en ensaladas.

Entre sus propiedades terapéuticas destaca como excelente diurético y depurativo que ayuda a eliminar las toxinas y el acido úrico por la orina, es un excelente remedio para las afecciones articulares como la gota o el reumatismo.

Su zumo es diurético y remineralizante, sus semillas son carminativas y protegen el hígado. Calman la acidez gástrica.

Es una planta aromática que se cultiva preferentemente como hortaliza que de acuerdo a las variedades pequeñas se pueden plantar en macetas o jardineras.

La tierra fresca, profunda, bien aireada y rica en humus, con pH neutro favorece el crecimiento de esta planta, no tolera los suelos salinos, le gusta los espacios soleados y con clima templado, no resiste las heladas. Es poco exigente a nutrientes pero, si le aportamos compost maduro se generan unas enormes matas. En verano le afecta el calor excesivo y la sequedad ambiental.

El apio al contener sustancias muy activas y aromáticas lo protegen de la mayoría de los parásitos y problemas. Solo si abusamos de abonados y riego se presentarán pulgones o chinches.

Comino

La Alcaravea, es la única de esta variedad que se cultiva en jardines, se ha usado desde los tiempos del Antiguo Egipcio como condimento y como hierba medicinal. Alivia los problemas gastrointestinales y las flatulencias.

Sus hojas se pueden consumir en ensaladas, acompañar a quesos blancos y a las verduras. Las semillas se mezclan en sopas y estofados.

Es una planta que resiste las heladas, necesita suelos húmedos, profundos, bien drenado y fértil, a pleno sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *